conocimiento inutil a la lata

EL ORGULLO DEL SEMENTAL Y OTRAS METEDERAS DE MONO

No es nada raro escuchar, en donde uno vea grupos de personas principalmente de un mismo genero sexual, toda clase de detalles sobre los actos sexuales, sin dejar para nada a la imaginacion, como son los eventos en los cuales todo esto se desarrolla. Toda la informacion principalmente radica desde como la desvirgaron, como les olia el chocho, que se movia o no se movia, que si era buen polvo e inclusive dan el numero de celular y hasta la direccion de la pobre que le ha sabido matar la arrechera a un pobre man que estaba que eyaculaba tiza, por la asfixia sexual que llevaba.

Pero aun asi, esto culturalmente es aceptable por la idealizacion del machismo, el semental orgulloso de su masculinidad y domador de mujeres, todo un ejemplar alfa que debe demostrar a los demases del mismo genero, su efectividad para con las del sexo opuesto, debido a esto, la metedera de mono que nunca falta en estas conversaciones, en donde se narran hazañas sexuales que tienen mas de ficcion que de la triste realidad y se oyen cuentos como el popular "tres sin sacarla", y no solo eso, tambien las matematicas hacen parte de las historias y terminan contando mas de 20 mujeres que han sido privilegiadas por conocer los secretos del sexo, alli es donde se presume de pichabrava, Rocco Siffredi y Nacho Vidal son unos escualidos en comparacion a ellos, cuando la realidad es otra, de vaina se han comido una y cuentan como cincuenta.

Por el lado contrario, la mujer, !!!ay la mujer¡¡¡, esas si son unas maestras a la hora de disimular, esas si que saben como actuar de santas, fieles y virginales, cuando a la hora de la verdad se han comido como a cien pero te cuentan uno, y uno como buen marica les cree. Esta actitud tambien se encuentra ligado al machismo perpetuo, impuesto mancomunadamente por la permisibilidad de la mujer a ello, por ejemplo cuando un hombre pone los cachos, eso es normal y por ende tiene derecho a eso, en otras palabras "papaya partida, papaya comida", no ha pasado nada, pero si es la mujer la que pone los cachos, entonces es una puta, una arrecha desconsiderada y toda clase de ofensas y prejuicios sociales que la señalan como un monstruo, tanto por parte de los hombre y peor aun de las mismas mujeres. Entonces cuando uno pilla series de ficcion o peliculas en donde las mujeres confiensan todo tipo de experiencias y fantasias sexuales, esto es tomado como escandaloso y al extrapolarlo a la realidad, con una amiga, conocida o una extraña la oyes hablando abiertamente sobre su sexualidad, en dos días, estará marcada como coya y no tendrá ni amigas ni novio, pero sí una larga cola de pajeros que querrán montarla a sabiendas de que es facilona.

Por eso, a lo largo de los siglos, la mujer ha aprendido a mentir y a engañar. Sabe que no tiene amigas, que entre mujeres son todo puñaladas y debe permanecer fría y calculadora. Ocultando su placer o fingiéndolo cuando es oportuno; simulando que no le gusta un tipo para volverlo más loco por ella, fingiendo que le gusta para sacarle lo que quiere, pero siempre haciendo puro teatro, y cuando llega el momento de poner los cachos de una lo hacen sin pestañear y siguen con su vida como si nada hubiera pasado. El hombre por el contrario, nada mas que se le ponga una nena en la mira para que se descontrole, empieza a llegar tarde, provoca peleas para salir de casa e irse con la muchacha, se acicala más, chatea a horas , habla por teléfono en otra habitación, se idiotiza hasta llegar a la bobera y al final, se lo cuenta a sus vales en la esquina de la casa é incesantemente cae uno, por no saber tener la boca cerrada. Ese orgullo del semental que hace una mala jugada y mas aun cuando las paredes tienen oidos o un "amigo" que se quiere montar en el caballo.

2 comentarios:

El LinceSagrado dijo...

compañero, todo eso es lo más natural del mundo. Me atrevería afirmar además que todos los que escuchamos dichas historias, debemos tener inconscientemente puesto el filtro de veracidad entre el oido y el cerebro, a fin, no solo de traducir un: "esa vieja me llamaba hasta en la madrugada, hey, porque no se me aguantaba" en: "un día me regaló un noel". Y claro, la oportunidad de incorporar esas anecdotas al prontuario propio.

Pendejo el bisoño que apenas escucha y no habla, porque si cree, tomara lecciones mas trasgiversadas que un chiste contado por un ñato con hipo; y si no cree, pierde la oportunidad de pulir su labia, que es el verdadero efecto axe. Osea se friega de todos modos.

Desde hace años intento (infructuosamente por lo general) que las mujeres dejen de pensar que hablar como las de Sex & the City es malo. Pero para abreviar el cuento, tambien añado el batallón de varones que le tienen miedo a una mujer que le diga lo que quiere y cómo lo quiere. Es decir, si ellos no guian al bailar, que mas les queda?

AtsuiAngel dijo...

Oye a mi eso me da una piedra. El machismo aun se mantiene hasta por las mismas mujeres.

Odio cuando no pueden oir a una mujer decir frases de doble sentido o hablar libremente del tema porque la tildan a una de "bandida" y los hombres ya se la quieren comer, porque creen que por eso uno lo da gratis.

O cuando se termina una relacion, el tipo se va a SIGLO XXI con sus amigos a "pasar el despecho" con putas y trago...Y nada, eso es normal. Pero cuando es la chica la que sale con sus amigos para distraerse y no estar en su casa pensando en el tipo, todo el mundo la juzga, porque "debia guardar el duelo"...

Yo no entiendo porque al tipo hay que perdonarle el cacho, una por wueva dice "nah, no paso nada, el me quiere, yo soy la propia" pero uno no puede tener ni amigos porque hasta la mama de uno dice que no puede ver la gente que se tiene amigos porque los llaman tinieblos. Ni amigas porque ellas son las que le hacen el dos a los tinieblos...

Mandan cascara!!